Critica de Metal
Blog dedicado al acontecer del Heavy/Power Metal.
Monday, September 01, 2008
Dragonforce - Ultra Beatdown (2008): melodía, velocidad y estrés

Luego de dos años de espera, llega el nuevo lanzamiento de los multinacionales Dragonforce. Su cuarto trabajo de estudio, llamado “Ultra Beatdown”, viene a consolidar un estilo que comienza a hacerse patente a pequeños rasgos en el “Sonic Firestorm” (2004) y que demuestra todo su esplendor en el “Inhuman Rampage” (2006).

Melodías infartantes (Y estresantes a veces), velocidad endemoniada, sonidos espaciales y de videojuegos, más la típica lírica épico-fantástica es lo que podemos encontrar en este nuevo disco, algo que ya es bastante habitual en la música de Dragonforce, por lo que lo nuevo o novedoso que puede presentar el disco es en lo que concierne a estructuras.

Está claro que la música de Herman Li y cía. peca de repetitiva, monótona, y que cae en lugares comunes. Sin embargo, lo impresionante de esta banda es que cada canción sigue llamando la atención, sigue siendo oreja. Eso tiene que ver con la pasión que le imprimen los músicos al ejecutar los temas, algo que se transmite a los que escuchamos sus canciones que, como repito, son todas parecidas (No sólo en este álbum, sino que con los otros también), pero la mayoría no podemos dejar de escucharlas. La capacidad de generar identidad a través de lo que hacen está demasiado patente en Dragonforce: Es difícil no escuchar uno de sus temas y no darse cuenta que son ellos.

Entrando en lo que respecta al “Ultra Beatdown”, lo primero que llama la atención es la carátula, que sale de los cánones del metal y entra en un marco más referido a los videojuegos. Si parece portada del “Super Metroid” o del “Soul Calibour”, más que de algún grupo como Stratovarius o Helloween. Y la música que escuchamos dentro de este LP, le hace total honor al arte de tapa, ya que pareciera que estuviésemos jugando “Star Fox” o algún juego relacionado con el espacio.

Y lo más importante, como siempre, son las canciones. Todos los temas de este disco llaman la atención de alguna forma, ya sea por cosas que van desde lo monótono a lo novedoso. Dentro de esto último, hay que señalar a cortes como “The Last Journey Home”, que es lejos, el mejor tema del disco. Primero que todo, porque sale de la típica estructura de los temas de Dragonforce (O sea, no así una cosa que digan “¡Que bruto!, pero qué tema tan distinto”, pero hay un cambio), que es velocidad en distintos bpm/seg. Este corte tiene partes lentas, rápidas, a medio tiempo, momentos acústicos, otros rifferos, hasta ambientales. Pero es lo distinto del resto lo que lo hace merecedor del puesto de mejor tema del disco. Es que es una canción notable.

Tal vez, “Heroes Of Our Time” por ser el single, y la carta de presentación del disco, es el que menos cambios presenta en comparación con los cortes del “Inhuman Rampage”. De todas formas, es una canción muy pegajosa, que se precie de lo mejor que sabe hacer Dragonforce: Coros. A pesar de que suenen muy repetitivos, siguen enganchando como si fuera la primera vez que se les escuchan.

Eso, junto a la vertiginosidad característica de la banda, que con este tema se acrecienta, es un buen inicio para los fans que escuchan el disco. La que sigue a ésta, “The Fire Still Burns”, mantiene la vertiginosidad, pero no consigue entretener tanto como la primera. Es un corte, más bien como de transición.

La gracia de temas como “Reasons To Live” es el uso de nuevos instrumentos, que son poco usuales en cualquier tipo de música. Vadim Pruzhanov, aparte de desempeñar su labor en los teclados, hace uso del Theremin, un instrumento muy poco usual, que no es más que el primer sintetizador de la historia. Es un aporte bastante relevante este instrumento para la música de Dragonforce, tomando en cuenta el hecho de que la música de la banda tiene mucho de electrónica. Y ayuda a mejorar bastante está canción, que es entretenida (Hasta una chifla tiene).

“Heartbreak Armageddon” es otro de los temas destacados de este álbum, aunque no llega a mostrar tantos cambios como “The Last Journey Home”, queda la sensación de que está unos pelos más arriba del resto de las canciones que presenta este disco. Especialmente por la estructuración del corte, que está muy bien hecho y que permite que se pueda escuchar por completo sin aburrirse antes.

Si hay algo que a Dragonforce nunca le ha resultado, son las baladas. Y esta vez, no fue la excepción, porque “A Flame Of Freedom” termina siendo bastante inescuchable. Básicamente porque es como escuchar las mismas canciones rápidas de Dragonforce, pero versión “very very slow”, y si los temas rápidos pueden aburrir, no se puede esperar más de los lentos.

Siempre he dicho que los temas de Dragonforce, al escucharlos por separado, son notables y nunca llegan a aburrir. Sin embargo, el problema surge cuando quieren meter ocho canciones en un mismo disco (Y eso que ocho es poco, la mayoría de las bandas mete 10 o 12 temas en un disco), porque de tanto escuchar lo mismo, se vuelve monotonísimo.

Es lo que sucede con “Inside The Winter Store” y “The Warrior Inside”, que son los últimos cortes del cedé. Uno llega realmente cansado a escuchar estas canciones, que por sí mismas, no son malas, pero que dentro del contexto del LP pasan sin pena ni gloria. Primero, por lo que acabo de decir un poco más arriba (Teniendo en cuenta que se escucha el tema de corrido), y segundo, porque queda la sensación de que el disco avanza de más a menos, con los mejores temas al principio, y decayendo en los últimos dos o tres cortes.

Ahora, sobre el desempeño de la banda, me reservaré una opinión hasta que pueda verlos en vivo, porque los videos que hay en sitios como Youtube, no dejan muy bien parada a la banda que digamos. Y no sé en realidad hasta qué punto estos temas pueden ser tocados en vivo de una forma decente.

Pero más allá de eso, estamos frente a un disco que se mantiene en la misma línea del “Inhuman Rampage”. No lo supera, pero tampoco está por debajo. Podríamos decir que es “más de lo mismo”, pero bien hecho en general. Lo único eso si, es que no sé porque no incluyeron voces guturales como en el disco anterior, eso le daba un plus a todos los temas, pero bueno, no se puede hablar de supuestos, sino de hechos. Y el hecho es que este álbum no es el mejor disco de la historia, pero puede llegar a gustar.



posted by Jonathan @ 3:22 PM  
2 Comentarios:
  • At 3:35 PM, Anonymous Anonymous said…

    Buena Critica yo pienso que tambien es un Exelente Grupo Aqui en Guatemala es muy bien Acceptado ese Grupo

     
  • At 4:37 PM, Anonymous Anonymous said…

    Interesante crítica. Este grupo me tiene bastante enganchado aunque sea el blanco de abucheos. Fui al concierto de Barcelona(2009) en la sala apolo y me lo pasé muy bien. Otros comentaron que han mejorado pero les falto nivel en su directo. Por mi parte, seguiré escuchando sus discos porque me parecen buenos además de tantos otros menos conocidos, tampoco es para ser tan radical.

    Dudo mucho que alguien se haga "fan" por una canción de un juego, si te gusta, te gusta y punto. Un saludo.

     
Post a Comment
<< Home
 
Quién escribe

Nombre: Jonathan

Tierras: Maipú, Santiago, Chile

Sobre Mi: Periodista, egregio, imbáculo, Leo (Signo), Ex Alumno del Instituto Nacional, amigo, compañero de U, estúpido, pololo, metalero, otakutón, baterista, fome, payaso, insoportable, inseparable, psicólogo, confidente, cahuinero, persona, amable, flojo, aventurero, loco, extrovertido, sólido, líquido, mala onda, pesado, afinado, tierno, rudo, metalerdo, maipucino santiaguino, chileno, lationamericano, terrícola, sistema solarístico, vía lacteano, etc... Pero no Universalista... Alguna de estas realidades puedo ser para ti.

¿Quieres saber más?

Publicado Anteriormente
Archivos
Puedes econtrar más de lo
mío en
Powered by

Blogger Templates

BLOGGER